Inicio Consumo Responsable El agro en Colombia crece gracias a mujeres empoderadas

El agro en Colombia crece gracias a mujeres empoderadas

1030
Compartir

Gracias a Finagro los pequeños productores del agro tuvieron un incremento del 5.1% en las colocaciones de crédito entre enero y abril del 2018.

Cada vez son más las mujeres que se arriesgan a tomar nuevos retos y cumplir sus metas de desarrollo, contribuyendo a la productividad del campo colombiano.

Para este año, ya son más de 33.000 mujeres que han solicitado créditos con Finagro, y  más de 300.000 millones de pesos otorgados, lo cual les ha permitido entre otras cosas hacer aún más productivas sus tierras, cultivando diferentes frutos como aguacate, cacao, cítricos y plátano.

Estas son mujeres empoderadas que inspiran a muchas otras y demuestran que para cumplir sus metas solo se necesita dedicación, compromiso y amor para trabajar en el agro.

Luz Mariela León, es una productora del municipio La Peña en Cundinamarca, quien solicitó a principios de este año un crédito Finagro.

Al comienzo, Luz Mariela tenía mucho temor al no contar con una vida crediticia, ni experiencia en los temas de cultivos, pues hasta el momento se había dedicado exclusivamente a trabajar con primera infancia en el Bienestar Familiar. No obstante, se llenó de valor y para su sorpresa obtuvo un crédito por 12 millones de pesos para comenzar con su proyecto productivo.

“Al principio fue muy angustiante, no estaba segura de qué era lo que esperaba con este crédito, lo único que tenía claro era que debía hacer algo productivo con la tierrita que teníamos mi esposo y yo, pues mi sueño es que mis hijas sean profesionales”, cuenta Luz Mariela.

Una vez recibió el mensaje con la confirmación del depósito del crédito Finagro, comenzó la búsqueda de los palos de aguacate y las semillas de cacao para la siembra. La preparación del terreno que tenían necesitaba de mucho trabajo y las dificultades fueron apareciendo en el camino.

Su esposo Serafín, con quien ha compartido más de 25 años, sufrió un accidente y tuvo una fractura de brazo, la cual le impedía trabajar. Por otra parte, su hija mayor de  20 años, entró en coma y necesitaba operarse de urgencia, lo que conllevo a que Luz Mariela tuviera que emplear todo su tiempo atendiendo a su hija sin poder preparar el terreno, ni comenzar la siembra.

“Con todos esos inconvenientes pensé en devolver el crédito pues ya pronto se vencía el plazo de pagar la primera cuota y nosotros no habíamos podido hacer absolutamente nada” comenta Luz Mariela.

Su madre quien siempre la ha apoyado, la animó a seguir adelante y Luz Mariela decidió no devolver el crédito sino llenarse de valor y comenzar a trabajar por su sueño.

Convencida de lo que quería lograr, empezó a trabajar en el terreno y consiguió los palos de aguacate. Hoy en día cuenta con 80 árboles de aguacate que ya están floreciendo y 12 cabezas de ganado que pudo adquirir con un saldo del crédito obtenido.

Esta mujer decidida y empoderada envía un mensaje de ánimo a las demás mujeres del sector agro a no tener miedo y arriesgarse, comenta la importancia de ser organizado y responsable con el dinero, al igual, que el trabajo constante y la dedicación diaria a los cultivos.