Inicio Sin categoría Análisis global de la inversión sostenible

Análisis global de la inversión sostenible

481
Compartir
Andrea Pradilla, Directora Regional del Global Reporting Initiative (GRI)

El pasado 31 de octubre, en el Gran Salón del Club El Nogal, se llevó a cabo el IV Encuentro de Inversión Responsable & Sostenible: una mirada latinoamericana, organizado por el Centro Internacional de Responsabilidad Social & Sostenibilidad (Centro RS) y LatinSIF.

En esta su cuarta versión tuvo como fin generar conocimiento entre inversionistas, líderes de distintos sectores y la opinión pública sobre cómo se está aplicando el concepto de inversión responsable en Latinoamérica, qué impacto está generando en la región y su propósito de alcanzar un equilibrio económico, social y ambiental.

Ponencia – Análisis global de la inversión sostenible

Este espacio fue manejado por Andrea Pradilla, Directora Regional del Global Reporting Initiative (GRI), y Lorenzo Sàa, Global Networks & Outreach de los Principios de Inversión Responsable (PRI), de las Naciones Unidas, quienes brindaron un contexto sobre el estado actual de la inversión sostenible en el mundo, cómo los inversionistas están acogiendo criterios ambientales, sociales y de gobernanza (ASG), su aplicación para el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la importancia de la generación de información en sostenibilidad para la toma de decisiones en materia de inversión.

“Hay cada vez mayor regulación en materia de criterios ambientales, sociales y de gobernanza (ASG) y de inversión responsable –explica Lorenzo Saà–. De acuerdo con un estudio que realizó el PRI, más de 300 regulaciones han sido puestas en campo a nivel global inversión responsable. Y los inversores están respondiendo a las acciones de los gobiernos en este campo, principalmente en tres aspectos: la responsabilidad fiduciaria de los inversores, los códigos de cómo actuar de manera activa  y la tipología de transparencia”.

Andrea Pradilla por su parte habló sobre cómo los ODS han venido transformando el mundo de la inversión, que aquella agenda, es sabido, no va a ser obligación solo de los estados, sino que se está invitando a la sociedad civil y al sector privado a contribuir. Afirma en ese sentido que la inversión pública no alcanza a dar cumplimiento a ese propósito, entonces es cuando se invita al sector financiero a preguntarse cómo va a contribuir en el financiamiento de la agenda, y comienza a incorporar algunos criterios de sostenibilidad en el proceso de toma de decisiones de inversión y tiene en cuenta algunos temas relacionados con la integración de ODS.

“Pero los ODS plantean una apuesta mucho más grande –enfatiza Andrea Pradilla–: repensar la estructura del sistema financiero para realmente dar cumplimiento a esos 17 objetivos. Se plantea entonces la necesidad de probar qué productos pueden ser sostenibles, como los bonos verdes, bonos sociales o proyectos de infraestructura, y comienza a hacer un cambio de pensamiento: no pensar solo en cómo hacer menos daño sino en cómo una inversión puede hacer una contribución positiva, cómo pasar de hacer solo un análisis crediticios a preocuparse por los impactos que pueda llegar a tener. Estamos encontrando en el GRI que la información no financiera es la nueva información financiera, gracias a  inversionistas que han identificado que para fortalecer la estabilidad financiera y la evaluación de activos es crítico que se mejore en el entendimiento e inclusión de criterios ASG”.