Inicio Derechos Humanos La aplicación para combatir el Bullying en Colombia

La aplicación para combatir el Bullying en Colombia

821
Compartir
Con la aplicación, cualquier estudiante puede comunicar en tiempo real situaciones de bullying, ciberbullying, drogas o cualquier problema.

A finales de enero Colombia se convertirá en el primer país de la región en tener disponible B-resol, una aplicación móvil creada en España que permite detectar, gestionar y documentar los conflictos de los adolescentes, convirtiéndose en una potente herramienta de comunicación al interior de las instituciones educativas.

Con la aplicación, cualquier estudiante puede comunicar en tiempo real situaciones de bullying, ciberbullying, drogas, trastornos de conducta alimentarios, o cualquier problema que se le presente, directamente al Centro Educativo.

Con su puesta en funcionamiento en España en 2016, se ha podido determinar que los estudiantes son propensos a revelar la información solo en entornos de confianza y anonimato, por lo que, dentro de lo que muestran sus resultados, se puede conocer que el 80% de las denuncias son hechas por un tercero, y no por alguno de los estudiantes implicados.

La aplicación llega en buen momento, ya que, según la Fundación Universitaria de Ciencias de la Salud, cerca del 20% del total de niños en el país sufre o ha sufrido de matoneo. Esto se suma al estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que indica que el 7.6% de los estudiantes están sometidos a algún tipo de maltrato físico a diario.

“Aunque en Colombia cada centro educativo dispone de sus propios protocolos de actuación, buscamos convertirnos en un actor relevante en el país para apoyar en la lucha por los derechos fundamentales de los niños y adolescentes, uniendo la conciencia social con la innovación tecnológica”, explica Andrea Pinzón Forero, Executive Business Partner de B-resol en Colombia.

La aplicación ha sido todo un éxito, al punto de que se ha lanzado otra versión llamada “Co-Resol”, que cumple una función similar, pero llevada al entorno laboral. Con esta, los empleados pueden hacer denuncias de abusos, acosos o fraude en el trabajo, lo que permite conseguir entornos laborales más agradables, empoderando a los colaboradores para realizar las respectivas denuncias, ya sea identificándose o haciéndolo de manera anónima.