Inicio Sin categoría Coca-Cola y Technoserve por el empoderamiento de las mujeres cafeteras

Coca-Cola y Technoserve por el empoderamiento de las mujeres cafeteras

740
Compartir

La iniciativa, denominada Proyecto piloto de Empoderamiento de Mujeres cafeteras es financiada con una donación de USD $ 100,000 de la Fundación Coca-Cola a TechnoServe (TNS), y se implementará durante un período de siete meses.

Las mujeres tienen un rol central en la producción de café y son miembros críticos de la familia cafetera. Además de estar a cargo de las responsabilidades del hogar realizan labores de siembra, fertilización, recolección y procesamiento de café, al igual que preparan la comida para los trabajadores. A pesar de la relevancia de su participación en el negocio cafetero, generalmente no tienen el mismo nivel de acceso a información, capacitación técnica, recursos e incentivos que sus contrapartes masculinas. Su rol es de alguna medida “invisible”.

Estas limitaciones son barreras para su empoderamiento económico e incluso para el mayor éxito y rentabilidad del negocio familiar. El proyecto está diseñado para abordar estas desigualdades de varias formas. TechnoServe y la Federación Nacional de Cafeteros (FNC) están trabajando juntos para ofrecer capacitación

y otros servicios con un enfoque de equidad de género, abordando las necesidades específicas de las productoras y fomentando su plena participación y liderazgo junto a los hombres. Una vez las mujeres tengan el mismo acceso que los hombres a recursos e incentivos, juntos lograrán mejores resultados en productividad y calidad del café.

Desde marzo 2017 los extensionistas de la FNC en Antioquia están ofreciendo sus servicios con una estrategia consciente orientada a fortalecer la equidad de género. De esta manera están promoviendo mayor participación de las mujeres en las actividades de extensión rural.

El objetivo es llegar directamente a 11.000 mujeres cafeteras a lo largo del piloto.

Adicionalmente, 1.700 mujeres y jóvenes recibirán capacitación sobre la empresa cafetera, que incluirá lecciones sobre toma conjunta de decisiones, diálogo, negociación, contabilidad y otras habilidades empresariales. Esto equipará a las caficulturas y a la próxima generación de productores de café con un conjunto de habilidades relevantes.

Avances a mayo de 2017

154 extensionistas formados para brindar sus servicios con un “Lente de equidad de Género”: estrategia más inclusiva, valorando la participación de cada individuo y entendiendo las diferentes necesidades de hombres y mujeres cafeteros.

Estos entrenamientos han resultado en un aumento de 193% en las mujeres con acceso directo a los servicios de extensión. Entre abril y mayo se han atendido 5342 caficultoras de una forma más consciente y estratégica. De éstas, 1611 no poseen cédula cafetera (sus parejas tienen la cédula y son quienes generalmente son invitados a participar de los servicios).

En mayo se capacitaron 397 productores y productoras en habilidades para manejar la finca como negocio. Esta formación incluye un importante  componente de toma de decisiones familiares en la finca y el hogar, que busca promover la equidad al interior de la familia cafetera. Los participantes han manifestado alta satisfacción y ven gran utilidad de los temas. Muchas mujeres participantes nunca habían accedido a cursos de este tipo y desean continuidad, especialmente mujeres entre 20 y 45 años de edad, quienes además asimilan satisfactoriamente los aprendizajes del taller. De igual manera las parejas jóvenes han resaltado la relevancia de recibir la capacitación juntos.

A pesar del aumento significativo en la participación y acceso de las mujeres a los servicios de extensión ofrecidos durante estos dos meses, aún hay mucho por hacer para asegurar que las mujeres reciban de manera sistemática el mismo nivel que los hombres de entrenamiento/apoyo en agronomía y mercadeo de café. En una transformación cultural y eso toma tiempo y requiere de la sensibilización y apoyo de las diferentes esferas sociales.

La FNC, TNS y TCCC están comprometidos en construir un movimiento incluyente que más allá de promover el empoderamiento económico de la mujer, fortalezca la familia como unidad productiva. Por eso recomendamos entrenar a hombres y mujeres conjuntamente.