Inicio Buenas Prácticas Comunidad-es arte, biblioteca y cultura: Escenarios para la paz

Comunidad-es arte, biblioteca y cultura: Escenarios para la paz

190
Compartir

Comunidad-es es un proyecto que trabaja con población víctima del conflicto, afectados por desastres naturales y en condición de pobreza extrema que habitan los Proyectos de Vivienda de Interés Prioritario. Con una inversión de más de 10 mil millones de pesos en los últimos tres años, ha llegado a 22 departamentos del país, 78 municipios y 115 Proyectos de Vivienda de Interés Prioritario, beneficiando a más de 22.000 que asisten a las jornadas socioculturales, y conformando cerca de 250 grupos artístico-culturales que van desde la danza hasta la cocina tradicional, pasando por grupos de música y comités culturales comunitarios entre otros.

Cuenta con los grupos de memoria y los espacios de encuentro entorno a la lectura y escritura como bibliocasas, bibliokioscos y bibliocarpas. Estas iniciativas son creadas por comunidades que reconocen la importancia de las actividades culturales y de los grupos conformados como estrategia para mejorar la convivencia y aportar a la paz y reconciliación.

A través de diversas iniciativas se rescatan los saberes y prácticas culturales que hacen parte de la identidad colombiana, oficios con los que las comunidades se encuentran con sus pares y comparten en su territorio aportando a la construcción de la paz.

Saberes, oficios, prácticas y dinámicas sociales son parte de la esencia para que un proyecto como Comunidad-es arte, biblioteca y cultura: escenarios para la paz se haya gestado con el fin de propiciar espacios de reconciliación y convivencia desde la reconstrucción del tejido social, el cual está constituido por aquellas redes que las personas establecen con su entorno inmediato tales como: familia, amigos, vecinos, escuela y trabajo.

La reconstrucción del tejido social lleva implícita una acción de recomposición comunitaria de vínculos sociales y afectivos que se logra con la interacción y la re-significación de los lugares de reasentamiento, como nuevo referente de territorialidad, así como la promoción de relaciones de proximidad, recuperación de la confianza, construcción de vecindad y trabajo colaborativo.

Luego de tres años de caminar y trabajar este país, de conocer cada día la diversidad cultural que albergan las comunidades y fortalecer procesos en pro de la identidad de los pueblos, de generar emprendimientos y por supuesto de aportar a la construcción de paz desde los territorios.