Inicio Biodiversidad Petróleo: derrames nocivos para el medioambiente

Petróleo: derrames nocivos para el medioambiente

1367
Compartir

Los derrames de petróleo tienen efectos profundos e inmediatos en el medioambiente.
Además, las consecuencias de los daños provocados pueden ser duraderas.

El 22 de abril del 2010, sucedió uno de los derrames más grandes de la historia, en el Golfo de México, frente a las costas de Lousiana. Millones de barriles de petróleo, alrededor de 5
mil diarios (800 mil litros) fueron extraídos del océano. Esta situación generó daños económicos y reputacionales para la empresa responsable.

En octubre de 2017, se produjo un derrame de petróleo de una tubería submarina de una compañía en el Golfo de México. Cada día se vertieron 100 mil litros en el océano, en un derrame de cuatro días. Según declaraciones de la firma, al diario The New York Times, la mancha de petróleo fue difícil de eliminar.

Desde el 2 de marzo del presente año (más de 24 días) se presentó un derrame que ha vertido hasta el momento más de 92 mil barriles y está afectando la fauna, la flora y a las comunidades del sector de La Lizama, un corregimiento de Barrancabermeja (Colombia).

El ministro de Medioambiente Luis Gilberto Murillo se pronunció: “Queremos ir hasta el fondo en la investigación. Esto no puede volver a pasar”, quien reconoció que se necesitarán varios años para recuperar el caño Muerto y la quebrada La Lizama.

¿Cómo se forma el petróleo?

El petróleo es una sustancia natural que se forma bajo la superficie terrestre y el proceso de formación tarda millones de años. Surge del plancton, la materia en descomposición, la arena
y las rocas bajo extrema presión.

Aunque el petróleo crudo es de origen natural, el que se transporta y distribuye en la actualidad pudiera contener aditivos para que tenga más rendimiento. Por ejemplo, el benceno es un importante disolvente industrial y precursor en la producción de
medicamentos, plásticos, goma sintética y tintes, y a menudo se incorpora como aditivo a la gasolina.

El petróleo se utiliza en la fabricación de gasolina, sirve como combustible, y como base de productos plásticos, entre otros propósitos.

Limpieza y recuperación

Los derrames se limpian con “salchichas”, unas esponjas largas que absorben la contaminación. A veces se levanta con palancas que raspan el agua o con una manguera que filtra el agua y se recoge en un estanque el petróleo. En las playas se reúnen grupos de voluntariado y agentes del gobierno para hacer limpiezas con palas y a mano. Cuando ocurre en alta mar y el mar está calmado y hay poco viento se puede quemar el aceite. A
veces se utilizan detergentes para dispersar o deshacer el contaminante, y microorganismos (biorremediación).

Efectos inmediatos de un derrame de petróleo

El petróleo penetra en el entorno marino diariamente, como desecho de la vida cotidiana.

Generalmente, el planeta se puede sostener a pesar de esta situación. Pero cuando se trata de una enorme cantidad de petróleo derramado en una zona determinada, se pueden producir serias consecuencias.

Cuando ocurre un derrame o filtración, gran parte de los compuestos volátiles del petróleo se evaporan rápidamente. Sin embargo, el petróleo permanece en la superficie del agua, se
combina con la misma, y adquiere una consistencia diferente, en un compuesto pegajoso que se puede propagar con rapidez, transportado por las corrientes y el viento.

Muchos peces son atraídos por la marea de petróleo por su olor, y por su semejanza a los alimentos que consumen. Por su parte, otras criaturas marinas no saben cómo evitar el contacto con el petróleo, que puede implicar numerosos efectos, en dependencia del animal afectado:
* El petróleo puede vulnerar la capa aislante de piel o plumas de las focas y aves marinas, provocando hipotermia.

· Las criaturas marinas que respiran por agallas pueden ser víctimas de asfixia.
· El petróleo cubre el cuerpo del animal, obstaculizando la movilidad e impidiendo que la criatura pueda buscar alimentos o escapar de los depredadores.
· Puede afectar los criaderos, o provocar la mutación o la muerte de los animales jóvenes.
·Puede contaminar las algas y otras fuentes marinas de alimento, provocando la extinción de ciertas especies de plantas y animales.

Efectos a largo plazo

Con el tiempo, el petróleo puede hundirse y alojarse en lecho marino, o permanecer bajo el agua. Esto genera un impacto en los animales que viven bajo la arena submarina, como
cangrejos y otras criaturas. Esto afecta a toda la cadena trófica de los océanos, por lo que el ciclo de envenenamiento puede extenderse durante años.

No sólo se afecta la vida marina

La contaminación de un derrame de petróleo no afecta solamente a los animales y plantas que viven en y alrededor del agua. También influye profundamente en los seres humanos.

· Costos: Con frecuencia los consumidores son los que pagan el precio financiero de un derrame de petróleo. Los costos de todo tipo de mercancías, desde los productos plásticos hasta la gasolina, pueden incrementarse en la medida que las compañías petroleras intentan recuperar el dinero perdido a causa del derrame.
· Pesca: Las personas que se ganan la vida pescando pierden sus ingresos. Además, el Gobierno puede prohibir la pesca en la zona afectada y alrededor de ella por un período extenso.
· Turismo: Muchas ciudades y pueblos costeros viven de los turistas que frecuentan las zonas marítimas. Un derrame de petróleo cerca de la costa puede afectar la pesca, los deportes con embarcaciones marítimas y la natación en estos sitios, o en aquellas zonas de ecoturismo en cercanías a cuerpos de agua.
· Contaminación: Las personas que residen cerca de una zona de derrame pueden entrar en contacto con las mismas toxinas que las criaturas marinas. El petróleo puede infiltrar los sistemas de agua potable.