Inicio Centro RS Bajar las emisiones producidas por la agricultura es el nuevo reto de...

Bajar las emisiones producidas por la agricultura es el nuevo reto de Colombia

36
Compartir
Según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, se pierden cuatro hectáreas de tierras de cultivo por minuto.

Cerca del 50% de los cultivos de Latinoamérica tienen deficiencia de nutrientes. Según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, actualmente se pierden cuatro hectáreas de tierras de cultivo por minuto.

Por estas y otras razones, Yara ha decidido unirse a la celebración del Día Mundial de los Fertilizantes, que busca educar a la población sobre los beneficios y la importancia de los fertilizantes para la seguridad alimentaria.

“Aunque pocos se lo imaginan, los fertilizantes hacen parte de su vida todos los días. Nutren las plantas con nitrógeno, fósforo, potasio, calcio, magnesio, y otros elementos, de la misma forma que los alimentos nutren a los seres humanos”, explica Marcelo Altieri, Director Regional Cono Norte de Yara.

Tan importantes son los fertilizantes que el 50% de los alimentos que consumen los humanos y los animales se producen gracias a su uso. Los suelos deben fertilizarse en las cantidades necesarias y en el momento preciso para que su desarrollo sea correcto.

El problema está en que hay fertilizantes que pueden tener impactos más altos que otros para el medioambiente, por lo que es importante tener en cuenta factores como los de tipo nitrógeno, ya que son más rentables para la producción agrícola y contribuyen a reducir la emisión de gases de efecto invernadero, además de tener un menor impacto sobre el pH de los suelos.

“Nos enfrentamos a un escenario realmente paradójico en la región. Las autoridades agrícolas y medioambientales conocen la importancia de reducir las emisiones para evitar el calentamiento global, pero hoy todavía se promueve el uso de la urea sobre los nitratos, a pesar de ser estos últimos una fuente de nitrógeno mucho más eficiente y con menor huella de carbono. Cuando la urea se aplica al voleo, casi la mitad del nitrógeno se pierde por volatilización del gas amónico (NH3)”, afirma Olaf Hektoen, Director de Yara para Latinoamérica.

El Gobierno colombiano se ha puesto metas para reducir la emisión de gases, sin embargo, las emisiones de amoniaco han venido creciendo en los últimos años. El 97% proviene de la ganadería y el 3% restante de la fertilización.

“Cultivos más productivos y rentables, con menos NH3. Esa es nuestra apuesta. Por esta razón, ofrecemos soluciones de nutrición vegetal con base en nitratos, más amigables con el medio ambiente. Nuestros planes de fertilizantes ofrecen una proporción de nitrógeno nitrico mucho más alta, ya que esta es la fuente preferida por las plantas y la más eficiente. Asimismo, la calidad de la cosecha también mejora por alcanzar un adecuado
balance de nutrientes”, agrega Marcelo Altieri.

La industria europea de fertilizantes ha tenido una mejora gigante en cuanto a sus productos, mejorando la eficiencia energética y reduciendo las emisiones de las fábricas.

Sin embargo, el problema radica en que varias de las importaciones de los fertilizantes provienen de países como Rusia y China, siendo productos más contaminantes y menos eficientes y que están contribuyendo al aumento del cambio climático.

“Esperamos que Colombia fije su camino hacia una agricultura mucho más sostenible, que impulse la rentabilidad de los productores, pero también nos ayude a alimentar el mundo de manera responsable y a proteger el planeta”, agrega Olaf Hektoen.