Inicio Sin categoría La importancia de la inversión sostenible para el desarrollo económico de Latinoamérica

La importancia de la inversión sostenible para el desarrollo económico de Latinoamérica

666
Compartir
Paula Salomonde, Directora Ejecutiva y Gerente de Latinoamérica de MSCI,; Olga Lucía De Narvaez, Oficial Líder de Inversiones del BID y Eduardo Atehortúa, Gerente de Sostenibilidad de Deloitte y representante de LatinSIF

El pasado 31 de octubre, en el Gran Salón del Club El Nogal, se llevó a cabo el IV Encuentro de Inversión Responsable & Sostenible: una mirada latinoamericana, organizado por el Centro Internacional de Responsabilidad Social & Sostenibilidad (Centro RS) y LatinSIF.

En esta su cuarta versión tuvo como fin generar conocimiento entre inversionistas, líderes de distintos sectores y la opinión pública sobre cómo se está aplicando el concepto de inversión responsable en Latinoamérica, qué impacto está generando en la región y su propósito de alcanzar un equilibrio económico, social y ambiental.

La importancia de la inversión sostenible para el desarrollo económico de Latinoamérica

Este espacio estuvo conformado por Paula Salomonde, Directora Ejecutiva y Gerente de Latinoamérica de MSCI, y a Olga Lucía De Narvaez, Oficial Líder de Inversiones del BID, quienes, bajo la moderación de Eduardo Atehortúa, Gerente de Sostenibilidad de Deloitte y representante de LatinSIF, reflexionaron sobre cómo el concepto de inversión sostenible puede aportar al progreso de la región.

A modo de introducción, Atehortúa habló de la labor de LatinSIF, organización que nació hace cinco años, junto con la Bolsa de Valores de Colombia (BVC), con el fin de desarrollar una plataforma a través de la cual los inversionistas adquieran mejor información y conocimiento alrededor de lo que es el concepto de la inversión responsble y sostenible y jalla tener más inversionistas que estén incorporando estos criterios en la toma de decisiones.

Olga Lucía de Narváez trabaja para el BID, más puntualmente en la Corporación Interamericana de Inversiones, que es el brazo privado de la entidad multilateral. Para ella, la alineación de  inversionistas, de bancos y del mismo BID es muy importante para contribuir al logro de los objetivos de desarrollo sostenible (ODS).

“Comenzamos con iniciativas para promover el desarrollo sostenible y se han venido convirtiendo en objetivos, en ventas y en cumplimiento. Una de nuestras metas hoy, por ejemplo, es duplicar nuestro financiamiento en todo lo que es materia de desarrollo sostenible, específicamente cambio climático y para el 2020 la meta es que por lo menos el 30% de las operaciones que hacemos o que aprobamos estén destinadas a temas de mitigación, lo cual va de la mano de apoyar gobiernos, inversionistas y prestamistas.

“Creemos en los ODS –añade–, y creemos que para lograrlos es necesaria una contribución de  muchos agentes. Parte de nuestra labor es cómo divulgar esto y trabajar de la mano con los inversionistas desde el momento en que se conciben y diseñan los proyectos y de analizar más riesgos de los que se veían hace algunos años y cómo integrar estos temas en el marco regulatorio de los gobiernos”.

Con respecto a la pregunta de cómo la inversión sostenible contribuye al desarrollo de América Latina, Paula Salamonde, brinda un contexto sobre el comportamiento en el mundo de los inversionistas en relación con los criterios ASG. Según explica, hay dos tipos de inversionistas que están acogiendo estos temas en sus decisiones de inversión: los institucionales y los millenials, que tienen una conciencia distinta a la de otras generaciones.

“Solo este año en el mundo hay grandes fondos de pensión haciendo mandatos que incluyen criterios ASG en sus procesos de inversión –explica Salamonde–; es decir, que están invirtiendo en procesos que consideren estos temas  en toda su cadena de toma de decisiones; en otras palabras hay un flujo muy relevante de capital que está buscando invertir en ASG. Si tenemos en cuenta que América Latina representa un porcentaje importante del capital mundial y si tenemos preparadas nuestras empresas y nuestros productos financieros para que incorporen estas medidas de ASG en sus procesos, podremos captar una parte muy relevante de ese flujo de capital. En ese sentido, vamos por un buen camino. Todavía tenemos que ver, sin embargo, cómo los inversionistas de la región pueden participar de este proceso”.