Inicio Buenas Prácticas En Colombia las mujeres representan el 13% de miembros en juntas directivas

En Colombia las mujeres representan el 13% de miembros en juntas directivas

1033
Compartir
Las mujeres ejecutivas cada vez participan más.
Cada vez es más importante la participación de las mujeres en las juntas directivas.

El último estudio de Deloitte “Women in the boardroom: a global perspective” sobre la presencia de mujeres en las juntas directivas de empresas de todo el mundo, reveló que solo el 15% de los miembros de las mesas directivas de las empresas son mujeres. Esta cifra representa un crecimiento de 3% respecto al estudio previo realizado en 2015.

El reporte consideró un total de 64 países, 7,000 empresas y planteó que a pesar del lento avance de la penetración de la presencia femenina en las juntas, el incremento sí significa un crecimiento importante, tomando en cuenta la lenta rotación de los directores y la continua preferencia por directores con experiencia previa. Asimismo, se identificó que los países que percibieron el mayor crecimiento respecto al último estudio fueron Suecia con un crecimiento del 7%, Bélgica con un 9%, y Nueva Zelanda con un 10%.

Ver: Así se vivió el Día de la Mujer alrededor del mundo

Región y situación local

A nivel de Latinoamérica, solo existe un 7.2% de presencia femenina en las juntas directivas, cifra muy por debajo de la media global. En cuanto a sectores, quienes cuentan con la mayor participación de mujeres en las mesas directivas son negocios del consumidor con un 10%, manufactura con un 8% y servicios financieros con un 7%.

En el caso de Colombia, las entidades públicas parecen reconocer los potenciales beneficios en el desempeño laboral de tener mujeres en sus juntas directivas y equipos gerenciales. Entre el 2014 y 2016 el estudio reflejó un importante incremento de casi el 15% en el número de mujeres que ocupan cargos en las juntas directivas del sector público. Sin embargo, para el sector privado en Colombia las cuotas de género aún no son una preocupación, centrando el debate en la competencia y experiencia profesional que en la diversidad de género.

Los resultados del estudio indican que en el 2016, el porcentaje de mujeres que trabajan en las juntas directivas es de un 13%; solo un %2 de las presidencias de estas juntas están en cabeza del género femenino; se destaca que un 69% de juntas directivas cuentan con mujeres con cargos directivos; el 38% de las juntas directivas cuenta con una mujer como directora, mientras el 20% con dos mujeres y el 10% con más de dos.

 “La presencia de mujeres líderes en las juntas directivas o como líderes de empresas es crucial para la creación de modelos para mujeres y niñas. Su inserción permite romper estereotipos que incitan a las niñas en perseguir profesiones que antes eran retenidas por el género masculino, como los negocios, ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas. De igual manera, es una forma de romper la brecha salarial entre géneros y de construir una sociedad más inclusiva” sostuvo Alejandra D’Agostino, socia de consultoría de Capital Humano de Deloitte Colombia.

A pesar de la falta de regulación nacional, se destaca que en mayo del año 2000 se introdujo una cuota del 30% para las mujeres en los cargos de la junta directiva en la toma de decisiones. Esta ley se aplica a las empresas estatales, las empresas en las que el Estado es accionista mayoritario y todas las entidades gubernamentales.

El estudio de Deloitte concluye que para lograr el cambio en la composición de las juntas directivas es necesario que exista un liderazgo fuerte dentro de la empresa que se encuentre a favor de esta transición, ya sea por parte del CEO actual o, incluso por parte de los mismos miembros del comité. Esta presión incluso puede originarse de los diversos grupos de interés, tales como accionistas, clientes, empleados, proveedores, entre otros.

Como ejemplo de buenas prácticas a favor de la diversidad de género en las mesas directivas, Deloitte cuenta con el programa global “Board Ready”, que forma a mujeres ejecutivas para poder trabajar al servicio de estas juntas y a su vez, cimentar las bases para futuras inserciones en las mesas directivas de empresas públicas o privadas.