Inicio Buenas Prácticas Nuestra huella hídrica y cómo disminuirla

Nuestra huella hídrica y cómo disminuirla

1698
Compartir
La población ha ido aumentando con el paso del tiempo junto con el consumo de agua. Sin embargo la cantidad de agua dulce se ha mantenido igual, lo cual ha conllevado a que disminuya la accesibilidad a este valioso recurso.
Wasser-Fußabdruck

En nuestras actividades cotidianas utilizamos más cantidad de agua de la que pudiéramos imaginar. También en los alimentos, en procesos de producción y fabricación.
El promedio mundial de la huella hídrica es de 1.240 metros cúbicos per cápita por año. Debemos diferenciar entre tres tipos de huella hídrica:

– Huella hídrica azul: volumen de agua de superficie o subterránea que se introduce en producto y se devuelve al medio ambiente.

– Huella hídrica verde: volumen de agua evaporada procedente de la lluvia y humedad.

– Huela hídrica gris: volumen de agua contaminada por la producción de bienes y servicios.

La población ha ido aumentando con el paso del tiempo junto con el consumo de agua. Sin embargo la cantidad de agua dulce se ha mantenido igual, lo cual ha conllevado a que disminuya la accesibilidad a este valioso recurso.

Por eso es importante que busquemos estrategias para reducir nuestra huella hídrica y ayudar a preservar el agua de nuestro planeta. Para esto podemos aplicar los siguientes métodos:

  1. Elegir alimentos que se produzcan cerca de nuestra casa, prefiriendo los vegetales sobre las carnes. Conocer más de la huella hídrica en la producción de alimentos para saber cuáles tienen una menor huella hídrica. Según Water Footprint Network (Red de Huella Hídrica) se necesitan 1.000 litros de agua para 1 litro de leche y 140 litros de agua para una taza de café. 
  1. Aplicar diariamente estrategias para ahorrar agua en casa, desde tomar duchas más cortas hasta asegurarse de arreglar las posibles tuberías y llaves que goteen o tengan fugas.
  2. Fijarse en el etiquetado de la ropa. La huella hídrica en la producción de las prendas varía según la calidad, el material, el proceso de fabricación, etc.
  3. Utilizar electrodomésticos ahorradores que sean eficientes, dentro de los cuales se encuentran las lavadoras y los lavavajillas. Al hacer esto se está ahorrando tiempo, agua, energía y dinero. También asegurarse de utilizar inodoros amigables con el medio ambiente que utilicen una menor cantidad de agua por descarga.
  4. Ahorrar energía eléctrica. Un kW/hora requiere alrededor de 25 galones de agua para producirse. Por lo tanto debemos apagar los dispositivos eléctricos y la luz cuando no se esté utilizando. También reemplazar los bombillos por unos con luz incandescente. Incluso adquirir paneles solares para el suministro de energía en tu hogar.
  5. Aplicar las 3 R’s de reducir, reusar y reciclar. Entre menor sea el consumo de productos y servicios, menor será la huella hídrica y mayor será la conservación del agua en el mundo.