Inicio Recursos Naturales La deforestación en Latinoamérica es fomentada por la ganadería

La deforestación en Latinoamérica es fomentada por la ganadería

706
Compartir
La ganadería es uno de los aspectos que más impulsa la deforestación.

Informes de la organización medioambiental Mighty Earth publicados recientemente revelan que grandes áreas de bosques de la región, están sufriendo deforestación para sembrar en su lugar, cultivos de soja con el fin de alimentar ganado.

De acuerdo con los estudios, en los últimos cuatro años empresas como Bunge y Cargill han sido responsables de la pérdida de cerca de 700.000 hectáreas del bosque Cerrado de Brasil.

Aunque la soja, el aceite de palma y los productos madereros son las tres principales causas de deforestación, la ganadería por si sola genera un impacto dos veces mayor. Se requiere un espacio para el ganado, y otro para los cultivos con los que se va a alimentar.

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) estima que los cultivos de soja cubren un millón de quilómetros cuadrados alrededor del mundo, que equivaldrían a la superfície total de Francia, Bélgica, Alemania y los Países Bajos juntos. 

Hasta el 75 por ciento de la soja sembrada a nivel mundial se usa para alimentar animales. No obstante los daños no se detienen allí, pues el impacto de estas actividades llega a vulnerar gravemente los derechos humanos.

Brasil es el país en el que más activistas medioambientales fallecieron en 2015, y según las cifras de la ONG Global Witness –citada por Deutsche Welle– la mayoría protestaba contra la deforestación de las selvas amazónicas.

Varias empresas de comidas rápidas, cuyas cadenas de suministro están compuestas por oferta de productos cárnicos, se han comprometido a realizar revisiones para confirmar que sus proveedores cumplen con buenas prácticas y no incurren en deforestación de zonas protegidas.

Sin embargo, son los consumidores quienes pueden hacer oír su voz al seleccionar con precaución a quienes compran los productos cárnicos y lácteos, y al solicitar a las empresas que reafirmen su compromiso por una producción de alimentos más sostenible.