Inicio Buenas Prácticas Ganadores del V Desafío del Agua Pavco 2019

Ganadores del V Desafío del Agua Pavco 2019

874
Compartir

Jóvenes colombianos, entre los 14 y 28 años de edad, de Santander, Huila, Casanare y Meta, ganaron la quinta versión del Desafío del Agua, iniciativa que lidera desde 2011 la compañía Pavco, que cada dos años busca identificar, promover y reconocer las propuestas innovadoras de jóvenes que planteen cambios significativos y soluciones sostenibles en torno al cuidado del agua, en temas de  saneamiento, higiene y agroecología.

Este año, se postularon 79 proyectos de 25 departamentos. Los grupos ganadores en las categorías A, (14 a 18 años) y categoría B (19 a 28 años) recibieron capital semilla, computadores y asesoría durante tres meses para dar continuidad a sus proyectos. En la ceremonia de premiación, que  se realizó en Bogotá, Adriana García, gerente de Responsabilidad Social de Pavco, explicó que a lo largo de las cinco versiones del premio se han recibido 316 proyectos, 14 de ellos ganadores, lo que les ha permitido  fortalecer sus modelos de sostenibilidad, aumentando su impacto y visibilidad.

Esta quinta edición del Desafío del Agua Pavco contó con los siguientes aliados: Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible, Consejería Presidencial para la Juventud – Colombia Joven, SENA, Alcaldía de Bogotá – Jardín Botánico, UNICEF, Universidad de los Andes, The Nature Conservancy, Embajada de Suiza Ayuda Humanitaria y Desarrollo COSUDE, Universidad de la EAN, Universidad UNAD, Caja Colombiana de Subsidio Familiar Colsubsidio, CECODES, Pacto Global Red Colombia y Cámara Verde de Comercio.

Primer lugar categoría B, de 19 a 28 años de edad

Novedoso sistema de bombeo solar provee agua a comunidades Wayuu

“Wüin Wayaa (Somos agua, en lengua wayunaiki) es un proyecto la liderado por la Fundación Wayuuda de Santander, que acerca el agua a las personas de la comunidad Wayuu mediante un sistema de bombeo solar automatizado. Tradicionalmente, la inaccesibilidad al recurso hídrico ha generado que las comunidades usen los molinetes de accionamiento manual, el cual no es un método eficiente en tiempo y volumen de agua extraída.

Las bondades del sistema son diversas. Se minimiza el esfuerzo físico del bombeo para su extracción y el tiempo que invierten a diario recolectando el agua para el núcleo familiar. El sistema se encuentra hoy en funcionamiento en la ranchería de Alakat, ubicada en Maicao, municipio de La Guajira, brindando agua de manera autónoma y segura a 400 miembros de la comunidad. Adicionalmente, se les  instruye en el mantenimiento del sistema de bombeo  para garantizar así su permanencia en el tiempo. Esta opción permite extender su uso a las actividades productivas de la región.

Lemnec Tiller Avellaneda (representante legal de Fundación Wayuuda), es descendiente directo por línea paternal de la comunidad indígena Wayúu (Clan Ipuana) y de origen santandereano; él creó el sistema con   recursos y asesoría  de  la Universidad Autónoma de Bucaramanga. El dinero que les entregó  Pavco lo  invertirán  en insumos y herramientas para que el sistema empiece a operar también en la ranchería Majayutpana (Corregimiento de Jonjocito, en la Media alta Guajira).

Segundo  lugar Categoría B, de 19 a 28 años de edad

Jóvenes del Huila  transforman subproductos del café y protegen las fuentes de agua

En la vereda Cosanza, del municipio de Timaná, Huila, 25 jóvenes emprendieron una iniciativa denominada Coffee Cosanza para aprovechar los subproductos del cultivo de café y así evitar que se continúen vertiendo en las  quebradas Santafé y Sicana.

Ellos transforman de manera artesanal el mucílago (pulpa) y la cáscara, resultantes del beneficio del café, en bocadillos, jugos, salsas, mermelada, galletas y licores, entre otros.  También procesan café tostado y molido. La idea les surgió a causa del desempleo  y los bajos precios del café, situación que ha obligado a muchos jóvenes caficultores de Timaná a emigrar. 

Actualmente  comercializan estos productos en la región en ferias de emprendimiento, como el mercado campesino organizado por el SENA y las alcaldías municipales, en fiestas religiosas y ferias ganaderas. 

Primer lugar Categoría A, de 14 a 18 años de edad

Estudiantes de Maní, Casanare, protegen la ribera del río Cusiana

Un grupo de 120 estudiantes de la Institución Educativa Jesús Bernal Pinzón, del municipio de Maní, en Casanare, crearon el proyecto  Jóvenes Cosechadores de agua «Sembramos vida», con el propósito  de investigar la importancia de los árboles como reguladores hídricos y al mismo tiempo recolectar y germinar semillas nativas, mediante el uso de materiales reciclados.

A fecha han sembrado 700 árboles y cuentan con 500 en proceso de crecimiento en el vivero. En esta labor realizan salidas pedagógicas (involucrando  a toda la comunidad) y han logrado comprobar   la creciente deforestación y sus efectos en la calidad del agua. Con la siembra masiva de árboles en la franja protectora del río Cusiana, buscan  generar conectividad entre fragmentos de bosque y recuperar sus servicios ecosistémicos.

Con los  recursos que les entregó Pavco, quieren  ampliar  y mejorar las instalaciones del vivero y replicar  el proyecto a instituciones educativas cercanas.

Otro componente de este proyecto es la generación de suelo orgánico propio, en el que convierten la hojarasca en compostaje. Además, con herramientas de análisis cartográfico, el grupo  identifica  las áreas fragmentadas que deben ser intervenidas mediante la siembra. En esos terrenos hacen acuerdos con los propietarios, donde los estudiantes siembran árboles y aquellos liberan áreas para recuperar la ribera  del río, comprometiéndose a aislarlas y evitar el ingreso de ganado. 

Segundo lugar Categoría de 14 a 18 años de edad

Jóvenes del Meta crearon filtros que potabilizan el agua lluvia en escuelas rurales

Los estudiantes de la Institución Educativa La Julia, en Uribe, Meta, diseñaron filtros a partir de botellas plásticas para aprovechar el agua lluvia proveniente de las cubiertas. Los filtros están compuestos de grava, gravilla, arena fina, algodón y carbón activado.

Para comprobar la eficiencia del filtro se han realizado análisis del agua en el laboratorio del SENA en Villavicencio. Además, estos sistemas de captación, almacenamiento y filtrado, se convierten en una alternativa de emprendimiento para los jóvenes del municipio.  Además, se están realizando ensayos con plantas con propiedades filtrantes presentes en la región para reducir la cantidad de carbón activado lo que facilitaría su mantenimiento.

Los resultados saltan a la vista: suministro de agua potable para 600 estudiantes, campañas a través del Sendero de Interpretación Ambiental dentro del mismo colegio y que luego replican en los hogares con los padres; reciclaje de botellas plásticas, conocimiento de las propiedades de la flora de la región y mejoramiento de la calidad educativa